El trumpismo se echa a la calle para agitar el fantasma del fraude electoral

Decenas de extremistas, algunos armados, se concentran frente a la autoridad electoral en Phoenix para exigir “contar los votos” mientras otros piden detener el escrutinio en Detroit

Tras más de 24 horas de escrutinio de los votos en las elecciones de Estados Unidos, la tensión por la falta de resultados comenzaba este miércoles por la noche a manifestarse en las calles del país. En algunos lugares ese nerviosismo tomaba la forma de nuevas protestas contra Donald Trump, que se declaró vencedor de las elecciones. En otros, como Phoenix, eran partidarios acérrimos del dirigente republicano los que se manifestaban frente a la autoridad electoral del condado para exigir un recuento “hasta el último voto”. La ansiedad de un país que aún no sabe el resultado de las elecciones con mayor participación del último siglo se hacía visible.

La protesta de Phoenix había sido convocada a través de cuentas de las redes sociales vinculadas al mundo conspiracionista. Alrededor de las ocho de la tarde (hora local), unas 200 personas se concentraron en el centro de la ciudad con todo tipo de parafernalia trumpista para pedir que se contaran sus votos. Dentro del edificio, los trabajadores hacían exactamente eso, contar votos. El escrutinio de Arizona es uno de los cinco que mantienen al país en vilo (Georgia, Carolina del Norte, Nevada y Pensilvania son los otros), pues en cualquier momento se puede certificar allí una victoria de Joe Biden que acabe con la incertidumbre.
“Vamos a estar aquí no solo hasta que acabe la elección, sino también después”, proclamaba uno de los líderes de la concentración con un megáfono. “Vamos a hacer oír vuestra voz”. La idea general de la manifestación, exenta de pruebas que lo demostraran, era que algo raro está pasando en el proceso y exigían la seguridad de que se cuentan los votos con garantías.